El gran indiófilo hispanista M. Zeleny

ANTONIO L. BOUZA

 Que un natural de cualquier país del orbe (no sabemos de más allá) se entusiasme por la cultura de otro pueblo (la cultura en su acep­ción más amplia) y le dedique sus estudios y afición incluso de por vida, no es noti­cia, pues de hecho se viene dando desde siglos atrás. Pero lo que quizá constituya una excepción es que un universitario centroeuropeo, además e incluso de su afición a España, haya puesto una entrega absoluta en estudiar la antropología de los indios iberoamericanos, diferencián­dolos bien de aquellas otras razas y tribus, que también investiga, pertenecientes a América del Norte. Ni qué decir tiene que el ingeniero y antropólogo Dr. Mnislav Zeleny conoce perfectamente los idiomas español, portugués e inglés, así como algunos de los lenguajes de aquellas tri­bus; aparte, como parece obvio, de varias de las lenguas eslavas, por nacido y resi­dente en Bohemia. Profesor en la actua­lidad (entre otras actividades, pues una asignatura como la suya, antropología de los pueblos indios americanos, no da, sue­le decir, ni para el café diario), con ante­rioridad, entre 1969 (nació en 1943) y 1989 pasó varios años en Centro y Sur América, doctorándose en el aspecto que ahora nos ocupa, por la Universidad Cató­lica de Lima (Perú).

Son numerosas las publicaciones que lleva realizadas y muy superiores todavía las escritas que no encuentran fácil modo de edición en países como la República Checa, aún abiertas enormemente Bohe­mia y Moravia a la cultura universal (está, como deben saber nuestros lectores, en trance de publicación y como primera vez en lengua checa, el Poema de Mío Cid), con lógicas dificultades económicas para tan concretas especializaciones. Pese a ello, sólo en forma de libro (hablaremos más adelante del último, especial objeto de nuestro comentario), tiene, «Contri­bución a la Etnografía Huaraya», por la Universidad Carolina de Praga en 1976; como en Bratislava editaron sus: «Los indios de la pampa y la selva», 1985, y la «Enciclopedia arqueológica mundial, en lo referido a América Latina», 1986. También en los Estados Unidos de Nor­teamérica (New Haven) publicó «Medi­cina de los Kofanes, Geoglifos de Nazca, Afrobrasilia, Yawalapiti y otros cien artí­culos». Este volumen en colaboración con el huarayo Jawalapiti, con cuyo pueblo está hermanado M. Zeleny hasta el punto de poseer documento de identidad por aquella etnia/nacionalidad, con el nombre de Atapana, que es como se le conoce allí. Curiosidad reciente, antes de pro­seguir con la obra de este importante antropólogo y, ante todo, intelectual, es que el señor Zeleny tuvo la idea de cele­brar en Praga la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América, organizando actos originales y de increíble notoriedad, entre los que figuró un gran desfile con señalados personajes de aquellos lugares y según épocas, inclu­yendo no sólo a los supuestos benefac­tores de los indios sino incluso a sus exterminadores; como que pensaba llenar el vacío de los indios «comidos» por los blancos norteamericanos, con unos cuan­tos de los primeros jeep, aquellos que se cubrieron de gloria al final de la segun­da gran guerra, y después de otra cosa de otro color, cuando la de Corea. Aunque el plato fuerte y a la vez exquisito, social­mente se entiende, de la conmemoración, consistía en una gala celebrada en la gran sala del palacio imperial, denominada tra­dicionalmente «Sala española», hoy una de las dependencias nobles de la pre­sidencia de la República checa. Constaría dicho acto, por una parte de una solemne recepción, vestidos y actuando los per­sonajes (embajadores, políticos, profesio­nales del teatro, etc.), con maneras y Par­lamentos de finales del siglo XV; y me es imposible ocultar que quien esto escri­be estuvo propuesto para Fernando el Católico, dándome la réplica (en mi caso quizá reprimenda) una excelente actriz che­ca. Más la fortuna estuvo en aquella oca­sión de parte de todo lo hispano y al final no representé el papel.

Por lo que a Mnislav Zeleny respecta, y entrando de una vez en el motivo por el que el profesor ha venido a esta colum­na, es la muy reciente publicación (Praha, Albatros, 1994) de la «Enciclopedia de todos los indios de las tres Américas», expuesto el contenido según el orden alfa­bético checo, que, como saben, tiene variantes introducidas por Jan Hus que le diferencia de la antigua norma válida para varias lenguas eslavas. Un intere­santísimo estudio el de Zeleny que la edi­torial obligó a reducir por la enorme subi­da que ha supuesto en las impresiones el coste del papel en los países recién salidos de la órbita comunista. Un libro, bellísimo además por las ilustraciones debidas a Eva Smrinova, Milán Fibiger y Petr Urban, que no sólo reproducen sino que recrean aquellas maravillosas culturas cuando estaban en todo su esplendor. Como se acompaña detalle de objetos históricos y actuales, completando la parte gráfica una importante aporta­ción fotográfica del propio Dr. Zeleny. Bien mirado, incluso por nosotros y a tanta distancia ya del Descubrimiento y explotación subsiguiente, debemos agra­decer sinceramente que personas de fuera de nuestro ámbito se ocupen de estudiar objetivamente las culturas iberoamerica­nas. Y más todavía como en el caso de M. Zeleny, si además se hace lo posible por mantenerlas vivas y contribuyendo a que se conozcan y valoren univer­salmente.