RESEŇAS 
CONTRIBUCION A LA ETNOGRAFIA HUARAYA (ECE'JE)
 

Contribución a la etnografía y clasificación del grupo étnico Huarayo (Ece'je), Madre de Dios, Perú. 

MNISLAV ZELENY 

Praha, Univerzita Karlova Praha, 1976. 184 pp. In­cluye mapas. Traducción de Alena Janischová Már­quezová. 

Este estudio etnográfico ha sido realizado por el antropólogo checoeslo­vaco Mnislav Zelený y reúne los resultados de una acuciosa investigación, en base a fuentes históricas, acerca de los grupos del Madre de Dios, comple­mentados por una estadía de campo Ilevada a cabo en 1973. 

Un hecho que nosotros desearíamos destacar en la oportuna publica­ción de esta obra es la prolija y cuidadosa edición castellana realizada por la Universidad Karlova Praha. Son pocas las veces que los estudiosos extranjeros que transitan por nuestros países, amparados por un sin número de conve­nios y becas, se dignan remitir e! fruto de sus investigaciones, aunque sea una versión en lengua nativa. La publicación checoeslovaca es una grata excep­ción, pues no sólo se ha impreso la obra en poco tiempo (1976, con noticias de 1973) sino que se ha realizado un meritorio esfuerzo al ofrecérnosla en castellano. 

La obra de Zelený es el primer trabajo integral que se da a conocer so­bre la etnía huaraya. Anteriormente sólo contábamos con breves descripcio­nes, como las proporcionadas por Farabee (1 ), Mason (2), los sueltos que so­bre la "tribu Huaraya" aparecieron en la revista Misiones Dominicanas desde 1922, y los datos más recientes del Atlas de Comunidades Nativas (3). 

Para el análisis crítico de las fuentes históricas, Zelený hace uso de obras ya clásicas de la historiografía americanista de fines del siglo pasado y de las primeras décadas del presente. Metadológicamente, el autor ubica su trabaja dentro de los presupuestos dados por Marx y Engels y se basa funda­mentalmente en estudios latinoamericanos de origen marxista, como los de Lemmo y Lipschutz, 

La obra de Zelený puede ser comentada desde tres enfoques que coinci­den aproximadamente con !a presentación de sus datos: 

a. Aspecto histórico: movimientos migratorios de las etnias del Madre de Dios. 
b. Descripción etnográfica. 
c. Aspecto lingüístico. 

a. Aspecto histórico. En esta parte el autor reafiza un deslinde exhaustivo de las fuentes históricas con el objeto de reconstruir el probable lugar de orí­gen de los "Ece'je" (4) y las diferentes olas migratorias de este grupo y de otros que tradicionalmente han sido localizados en ta amplia zona del Madre de Dios, Entre estos últimos se encontrarían grupos de familia Pano, Arawak y Tacana. 

Los huarayos o Ece'je (Ese Eja) viven actualmente en los caseríos dise­minados a lo largo de !os ríos Bahuaja o Tambopata y Madre de Dios, en te­rrítorio peruano; y en los ríos Heath, Beni y Madidí, en Bolivia. Zelený ha realizado su trabajo de campo entre los miembros de la etnia que se hallan afincados en e! caserío de Palmarreal, a orillas del Madre de Dios y entre los que se encuentran dispersos o en estado semi-nómade entre el Madre de Díos y Heath. Su trabajo no incluye datos para fos "huarayos" del Bahuája y de la zona boliviana. 

Desde el valioso artículo de Lyon (6) acerca de las confusiones lingűísti­cas existentes para identificar a las etnias del Madre de Dios, no teníamos un esfuerzo tan destacable como el mostrado por Zelený. El, al igual que Lyon, parte del postulado de que no se puede iniciar ningún trabajo língüístíco o antropológico de un grupo que habite en esa zona, sin antes deslindar las vin­culaciones históricas que ha tenido con grupos vecinos y conocer sus relaciones interétnicas y !os posibles procesos de transculturización. 

Zelený llega a la conclusíón de que la ubicación actual de las etnias que pueblan el Madre de Dios es originalmenie producto de movimientos migra­torios de corrientes arawak del pueblo protomaipura "que avanzó contra el flujo del Madeira". EI autor Ilega a sugerir que "una parte continuó a lo largo del Madre de Dios". Sucesivamente se habrían dado olas migratorias arawa­kas en distintas épocas hasta un momento en que esta vasta región se vio po­blada mayormente por arawakos. Posteriormente, cruzó el territorio otra importante corriente migratoria: los Protopanos. Por razones históricas que están pendientes de dilucidar, esta influencia arawaka se debilitó en el Madre de Dios y estos grupos fueron reduciéndose; sin embargo, la presencia arawak se acrecentó en el valle del Ucayali y se extendió hasta poblar la región occi­dental del Madre de Dios. 

Hasta el siglo XV, "los gens huarayos habitaban por mucho tiempo los afluentes derechos del Madre de Dios desde el río lnambari hasta el Beni". En esta época, según Zelený, se inició el acedio de los incas, quienes, por in­termedio de Cápac Yupanqui, empujan a los huarayos hacia el Este hasta ha­cerlos descender de la ceja de selva a la selva baja, en el mismo Madre de Dios. El análisis de Zelený no Ilega a esclarecer a qué se debe, en tiempos mo­dernos, la actual distribución de los Ese Eja en el Noroeste boliviano y Sud­este peruano. Un trabajo complementario, en este caso, podría ser Migracio­nes de los Ese Eja, publicado en Bolivia en 1975 (6j, y que incluye informa­ción a partir de 1900. Según los autores, el clan Bahuaja, actualmente ubica­do en territorio peruano en los caseríos de Chonta e Infierno, a orillas del Ba­huaja o Tambopata, habría sido el centro de irradiación migratoria moder­na. 

Antes de comentar el segundo aspecto de la obra de Zelený, quisiéra­mos ocuparnos brevemente de lo concerniente a demografía, donde encon­tramos una descripción pormenorizada de la población de Palmarreal, y en lo que se refiere a medio ambiente: topografía, climatología, hidrografía, flora y fauna. Si tenemos en cuenta que la red hidrográfica es ei medio más impor­tante de la comunicación en la región, al igual que en el resto de la hoya ama­zónica, y que además, ésta sirve para la construcción de gentilicios y de for­mas nominales que identifican a los grupos étnicos, reviste particular impor­tancia la lista de la red hidrológica incluída por Zelený. En ella se han regis­trado las voces espaňolas, quechuas, huarayas y de otras lenguas, que serán de gran utilidad para los investigadores preocupados por desentreňar esta compleja realidad etnolingüística. Así nos permitimos citar un ejemplo: 

"Madre de Dios ( o Manu, Amarumayu, Manukierí, Cuyena, Mayu-tata, Cujar, Parabir, NA´Y, KWEYAY, ( los últimos nombres son huarayos y significan Río Grande) se origina como afluyente del Alto Madre de Dios y Manu (afl. izq.) - Pancaguambo, Combaté". (p.62). 

La caracterización de la flora y fauna se ha efectuado en base a los diferentes métodos nativos de utilización. Al final de la obra se incluyen - dentro de los anexos - dos repertorios vocabulares que recogen la denominación castellana de la especie, el nombre científico y la voz huaraya. 

b. Descripción etnográfica. Es la parte central de !a obra y se propone "ca­racterizar el etnos huarayo, su desarrollo y determinar su tipo económico y cultural". Para ello el autor se vale de una descripción minuciosa de todos aquellos elementos comprendidos en la cultura material: cultura y tecnología material, formas de alimentación, usos medicinales, etc.; todo ello está acom­paňado de .abundante material gráfico. Zelený concluye que los huarayos pertenecerían a los grupos étnicos submarginales de la parte occidental de la amazonía. Esta significaría que su cultura pertenece a un tipo transitorio entre la cultura de selvas tropicales y la llamada cultura marginal. En un co­mienzo habrían sido básicamente marginales, pero debido a la irradiación arawaka -y nosotros pensamos que también a la pano- habrían visto incre­mentar su desarrollo tecnológico, aun cuando al interior de la estructura so­cio-cultura del grupo siguió manteniendo su carácter marginal, Entre otras de las conclusiones de Zelený, encontramos. que "EI tipo económico -cultu­ral es transitorio entre el tipo de los cazadores y recolectores tropicales y el tipo de los horticultores tropicales" (p. 156). Una tarea pendiente, que Zele­ný simplemente esboza, es la determinación del origen étnico de los huarayos y relacionar éste con la marcada influencia arawak sostenida por e! autor, te­niendo en cuenta también que es posible advertir en la cultura actual los ves­tigios dejados por panos y harákmbet. 

c. Aspecto lingüístico. Las hipótesis sostenidas en el aspecto etnográfico servíran, según Zelený para corroborar la teoría que sostiene la filiación ara­wak del Ese Eja: "E! estudio etnográfico determína el origen étnico y apoya una de las muchas teorías lingüísticas" (p. 154). Es comprensible que el bre­ve contacto que el autor ha tenido con la lengua de este grupo no le permita un diagnóstico acertado en lo que toca a su filiación lingüística. 

Tradicionalmente se ha vinculado a la lengua huaraya -Ese Eja, según nosotros- con las familias Arawak, Pano y Tacana. Zelený atribuye este con­fuso panorama al hecho de que la región de Madre de Dios se ha visto asolada por diversas olas migratorias a !o largo del tiempo y a la inaccesibilidad del territorio, lo que no ha posibilitado un estudio temprano de su complejidad lingüística. 

Después de realizar una evaluacíón de fuentes, Zelený se identifica con los planteamientos de Mason que afirman que el huarayo sería un idioma ta­cana, morfológicamente vinculado con la familia Pano, pero genéticamente Arawak. Nosotros consideramos que tal posición no es sostenible en nuestros días, en que los adelantos de la ciencia língüística posibilitan un mejor análi­sis de lo que tradicionalmente se ha considerado como lenguas mixtas. Este análisis requiere previamente de una depuración minuciosa de quienes van a servir como informantes de una lengua, en base a criterios sociolingüísticos que permitan descartar a aquellos miembros de otros grupos que ocasional­mente se encuentran en la zona que investigamos y que pueden dar una información equivocada. La posible filiación arawak no tiene como funda­mento estudio contrastivo alguno. Por otro lado, creemos que la conclusión de que si el etnos es de origen arawak, la lengua también lo será, no es sufi­ciente si observamos el reducido material lingüístico de que dispone Zelený. Sería necesario además realizar un estudio comparativo previo que especifi­que las relaciones internas de las lenguas tacana con el huarayo y después con lenguas arawak. Trabajos más recientes nos confirman que eI huarayo o Es~ Eja es una lengua que pertenece a la familia Tacana. En efecto, es recién a partir de !a década de 1950 que esta familia ya es considerada por muchos autores como una familia independiente, no emparentada con la Arawak. Igual planteamiento formulamos en un trabajo del que fuimos coautores (7) y en nuestro esbozo fonofógico del Ese Eja de Palmarreal (8). Una pregunta que nos queda pendiente en relación a las conclusiones de Zelený es, por qué una cultura genéticamente arawak posee una lengua perteneciente a otra fa­milia. 

Sus notas referentes al idioma huarayo abarcan la fonología de la lengua y un esbozo morfológico breve. En lo que concierne a la fonología, entre su repertorio de fonemas y los que nosotros sostuvimos en nuestra tesis hay grandes coincidencías. Las diferencias más saltantes radican en que Zelený in­cluye un fonema vocálico más: /u/ y expiica como modificación glotálica de las vocales, aquello que nosotros hemos aislado y descrito como un fonema consonántico glotal /?/. En el aspecto morfológico encontramos que el análi­sís es bastante acertado en lo que toca a algunos tópicos de la morfología nominal más no así en la verbal. En los pocos ejemplos que se adjuntan hay errores en !os cortes morfológicos y formulación equivocada de excepciones. 

Entre otros de los aportes de la obra de Zelený, desearíamos seňalar la abundante bibliografía y los valiosos índices de autores y de grupos étnicos que revelan la rigurosidad del trabajo y la seriedad de la investigación. En es­ta misma línea se encuentran Ios mapas de Ias migraciones históricas de la zo­na del Madre de Dios que complementan el análisis de las fuentes literarias. 

Usualmente las investigaciones etnográficas sobre los pueblos america­nos tienen un carácter muy especializado. EI trabajo que comentamos, por el contrario, tiene una proyección más amplia, de síntesis global, no orientada ni restringida sólo al ámbito propiamente científico sino también hacia fines práctícos: "La investigación etnográfica debería ser un puente de consultas mutuas entre ambas razas. Suponemos que nuestro estudio contribuirá para que tenga éxito el trabajo de las autoridades peruanas en el departamento de Madre de Dios en sus contactos con el grupo étnico huarayo. Esperamos que nuestra exploración pasada y futura en el terreno participará en el proceso general de desarrollo del Perú y de sus regiones aún atrasadas y ayudará en la realización de las reformas agrarias y sociales de carácter progresista" (p. 157). 

En síntesis, creemos que la obra de Zelený es un meritorio esfuerzo, un valioso logro que viene a Ilenar un vacío en la bibliografía, particularmente escasa, sobre los pueblos de la amazonía peruana. 

MARIA CHAVARRIA MENDOZA. 

NOTAS: 
1. FARABEE, William Curtis. Indian tribes of Eastern Peru: Cambridqe, Mass., Papers of the Pea­body Museum of American Archaelogyst and Etnology, 1922. 194 pp. 
2. MASON, John Alden. "The languages of South American Indians", En: Handbook of South American Indians. Tomo III y VI. Washington, Ed. Steward, 1950. 
3. CHIRlF, Alberto y MORA, Carlos. Atlas de Comunidades Nativas. Lima, SINAMOS, 1977. 
4. Según versión de nuestros informantes de Palmarreal y del Bahuája, Ia denominación correcta para Ilamar al grupo étnico y a la lengua, por extensión, sería Ese Eja que quiere decir "Ia gente como nosotros" o simplemente "paisanos". 
5. LYON, Patricia J. "Dislocación tribal y clasificaciones lingüísticas en la zona del río Madre de Dios". En: Actas y memorias del XXXIX Congreso Internacional de Americanistas. Vol. 5, pp. 185-207. Lima, IEP, 1975. 
6. SHOEMAKER, Jack y Nola y ARNOLD, Dean. Migraciones de los Ese Ejja. Riberalta, ILV, 1975, 26 pp. 
7. d'ANS, André-Marcel, CHAVARRIA, María, GUILLEN, Nilda y SOLlS, Gustavo. Problemas de clasificación de lenguas no Andinas en el Sur-este peruano. Lima, CILA, 1972, 54 pp. 
8. CHAVARRIA,María C. Esbozo Fonológico del ESE?EXA o "Huarayo".(Tacana). Lima, CILA, 1973, 89 pp.